jueves, 9 de junio de 2016

¿Ha dejado España de ser católica?

No del todo, aunque la cosa va por barrios. Arriba el porcentaje de declaraciones sobre la renta con asignación a la Iglesia católica. Como sondeo de opinión pública me parece inmejorable porque va más allá de lo meramente declarativo. La región más religiosa sería Castilla-La Mancha seguida de Murcia. La que menos Cataluña seguida -de lejos, eso sí- por las Islas Canarias. En el País Vasco, cuyas provincias tienen agencias tributarias propias, el lugar donde menos voluntad tienen por depositar su óvolo a favor de la Conferencia Episcopal es Guipúzcoa, un mísero 20%. Joder con la patria chica de San Ignacio de Loyola. Me han sorprendido los navarros, a quienes tenía por devotos, quizá por aquello del Opus y de lo difícil que es ligar en Pamplona. Madrid y Aragón, es decir, lo que viene siendo España, están sobre la media.

El informe completo de la CE lo tenéis aquí.