martes, 12 de abril de 2016

Fiscalitis aguda

El monotema panameño se ha adueñado de la actualidad hasta un extremo que no podíamos imaginarnos hace solo una semana. Que se hable tanto de un asunto mercantil y árido en el que además no hay más chicha que el puro morbo quizá nos oculte lo esencial: que España padece en avanzado estado una fiscalitis aguda. El poder y todas sus terminales han terminado por convencernos de que, a pesar de que pagamos impuestos desorbitados, les siguen faltando recursos. Y no, el principal problema no son los impuestos ni el fraude fiscal, pero hay mucha gente, demasiada, que vive de ellos. Normal que nos culpabilicen a diario. Simplemente con los que nos sacan no les llega. De ahí el interés ya casi enfermizo en indicarnos que lo peor que puede hacerse hoy en España es defraudar un solo céntimo a la Hacienda pública.

En La Contracrónica de hoy... más.