lunes, 6 de febrero de 2006

Alguien tenía que hacerlo


Alguien tenía que meterles tres chicharros en casa, delante de toda la afición. Alguien tenía que bajarles los humos. Ese alguien ha sido el Atleti, mi Atleti.