viernes, 18 de diciembre de 2009

Ni Goebbels y Münzenberg juntos...

... hubieran podido crear una pieza propagandística tan perfecta. El apocalipsis del año 1000 es una broma al lado de esto. Y todo para que una recua de golfantes se lo lleven crudo.