jueves, 3 de diciembre de 2009

La tertulia del Café Pombo (90 años después)

Asín de informales son las fuerzas vivas del interné español. En su bar, con su tele puesta, su señora merendando una tostada, su servilletero y su menú de combinados apoyado sobre el convoy de aceite y vinagre.

Nachojcolar, alias El Hijo de Arsenio, mira a la cámara del iPhone sabedor de que es protagonista de un momento histórico que permanecerá como tinta indeleble en la cache del Gugel durante generaciones. El repelente niño Berlín con su habitual cara de boniato hace morritos a uno que no sé quien es. Al otro lado de la mesa, vacilón, de costado, dominando la situación, Julio Alonso, que es clavadito a Maese Cámara, el electroduende de La Bola de Cristal. Por último, Dans, Notario Mayor del Interné, apuntándolo todo para que conste en acta... y para que tiemble la ministra, la misma, todo sea dicho, que han votado el 90% de los asistentes al convite.

No hay que preocuparse, estamos en buenas manos. Los vengadores del Internauta no permitirán que nos pase nada, y a ellos, menos aún.

Pregunta del millón: ¿dónde se había metido Martín me lo chevo crudo Varsavsky?