martes, 14 de octubre de 2014

España, paraíso fiscal


Estos son los hechos contantes y sonantes. Lo digo para los que luego nos vienen con el cuento de que España es un paraíso fiscal. No, no lo es. Podríamos hablar con mucha más propiedad de un infierno fiscal, al menos para los trabajadores, que son quienes pagan el IRPF. Y a las banderitas me remito.